Tensión por un ‘campamento’ rumano

Tras uns presuntos abusos sexuales a una niña de Comarruga

barraca El vendrell

Varios vecinos de Coma-ruga (El Vendrell) han denunciado problemas de convivencia a causa de un asentamiento ilegal de rumanos que hay en la zona.

Según varios de estos vecinos, en el asentamiento viven decenas de rumanos en condiciones muy precarias, sin agua ni luz, y que se dedican a practicar la mendicidad.

El asentamiento, formado por barracas, se encuentra detrás del Barri Ferroviari de la estación de Sant Vicenç de Calders. Los vecinos de este barrio se quejan de que a partir de ciertas horas no se puede pasar por los caminos cercanos a las barracas, ya que más de una vez han sufrido robos o amenazas.

Algunos comercios y restaurantes de la playa también están molestos porque los habitantes del asentamiento molestan a sus clientes.

La situación ha estado a punto de ser crítica en los últimos días cuando, siempre según los vecinos, uno de los rumanos abusó sexualmente de una niña de 13 años que se encontraba jugando en un parque.

Rápidamente, los familiares de la niña aparecieron y retuvieron al agresor, que fue detenido por los Mossos. Uno de los que estuvo presente ha afirmado a este medio que el agresor “era una persona de unos 27 o 30 años” y que forma parte de este asentamiento.

El día después de estos hechos, durante la noche, se declaró un incendio cerca de las barracas que precisó la presencia de los Bomberos y de los Mossos. Los vecinos piensan que pudo ser una represalia.

Desde el ayuntamiento de El Vendrell se desliga cualquier relación entre los dos hechos, y apuntan que el asentamiento “está controlado” y sus habitantes “no delinquen”, sino que sólo “mendigan”.