Los asentamientos de rumanos de Astigarraga estarán desmantelados en 2017

efe – Lunes, 21 de Octubre de 2013 – Actualizado a las 14:16h

Los asentamientos de rumanos de Hernani y Astigarraga estarán totalmente desmantelados para 2017 tras completarse un proceso de inserción social, que permitirá el realojo paulatino de las familias y el derribo de sus chabolas, según el diputado de Política Social de Gipuzkoa, Ander Rodríguez.

Rodríguez ha hecho estas declaraciones ante la Comisión de Política Social de las Juntas Generales, en la que ha comparecido para responder a varias preguntas de la oposición sobre este campamento rumano.

El diputado foral ha explicado que a finales de este año ya desaparecerán siete chabolas porque cuatro familias habrán pasado a viviendas normalizadas y otras tres a “pisos puente”, en los que trabajarán distintas “habilidades sociales”.

Ha subrayado que, con el desmantelamiento de estas siete edificaciones, se pretenden evitar nuevas ocupaciones en el campamento, ya que el objetivo es que desaparezca íntegramente para 2017.

Rodríguez ha reiterado su apoyo total al proceso de inserción social llevado a cabo en Hernani y Astigarraga, que ha sido calificado de “modélico” por el Ararteko, Iñigo Lamarca.

Ha subrayado que el objetivo es desmantelar el asentamiento y buscar la integración de sus habitantes y ha querido dejar claro que lo que no piensan hacer, en ningún caso, es “meter las máquinas excavadoras de la noche a la mañana” y llevase “por delante los hogares y las vidas de estas personas”.

Rodríguez ha recalcado que los campamentos fueron construidos hace siete años, aunque no fue hasta hace dos cuando “las instituciones decidieron intervenir y atender” a sus habitantes.

Entre los logros conseguidos en este período, Rodríguez ha destacado la labor realizada con los niños, ya que se ha conseguido que todos estén empadronados, tengan tarjeta sanitaria y estén escolarizados entre los 3 y los 16 años.

Ha recordado que, a iniciativa de los ayuntamientos de Hernani y Astigarraga y varios agentes locales, la Diputación y el Gobierno vasco elaboraron un diagnóstico para conocer la situación de la población que reside en los asentamientos.

Tras este informe, los municipios, el ente foral y el Ejecutivo autonómico crearon una comisión de seguimiento y se implicaron en el proyecto de integración social de esta comunidad, dirigido por la asociación Romi Bidean.

De este manera, se comenzó a trabajar con estas 150 personas en cuestiones como la sanidad, la educación o la búsqueda de recursos laborales.

De hecho, este mismo mes se llevará a cabo un curso de formación sobre accesos al mercado de trabajo, ha comentado.

En cuanto al polémico “curso de autoconstrucción” llevado a cabo en este campamento rumano en una zona junto al río Urumea que, según denunció la Agencia Vasca del Agua-URA, es inundable, Ander Rodríguez ha recalcado que estas personas “llevan siete años viviendo en una zona inundable”.

“En Gipuzkoa hay muchas viviendas afectadas por las crecidas de los ríos. Nadie ha planteado nunca que se desahucie de sus casas a gente que vive en zonas inundables de Martutene, Txomin Enea, Hernani o Astigarraga, así que tampoco vamos a destrozar sus hogares a las personas de estos campamentos sin ofrecerles alternativas reales”, ha añadido Rodríguez, quien ha mostrado su disposición a buscar acuerdos con URA para la instalación, por ejemplo, de módulos higiénico sanitarios, similares a los que tienen para otras funciones los trabajadores del TAV, sin que hayan sido cuestionados.

La portavoz del PP, Asunción Guerra, ha replicado a Rodríguez que “no se trata de asumir riesgos sino de preverlos”, ha asegurado que en Gipuzkoa hay viviendas en zonas inundables, pero que no son de “paja y chapa”, y ha mostrado su total apoyo a la “inserción y ayuda”, pero no “de cualquier manera”.

La juntera del PNV Zorione Etxezarraga ha dicho que lo que ocurre es que ésta es la primera vez que los ocupantes del campamento muestran su disposición a participar en un proceso de integración de estas características, mientras que la procuradora del PSE-EE María Jesús Egido ha opinado que el plazo para desmantelar el campamento es “excesivamente largo”, ya que “puede ocurrir una catástrofe”.

Maite Sarasuna, de Aralar, ha dicho que sobre este asunto existen posturas “totalmente hipócritas” y ha defendido que los propios afectados comparezcan en las Juntas para relatar “cómo se sienten”, mientras que el juntero de Bildu Enrique Martínez ha respaldado con su intervención este proyecto de inserción y ha recordado que los problemas a los que se alude ahora existían también hace siete años.