Astigarraga y Hernani desoyen a URA al mantener un asentamiento rumano

Jorge Napal – Martes, 17 de Septiembre de 2013

La Agencia Vasca del Agua advierte de que las casas están en una zona inundable.

Los ayuntamientos de Astigarraga y Hernani reafirmaron ayer su compromiso de continuar con el modelo de intervención en el asentamiento rumano y precisaron que el proyecto seguirá vigente hasta 2017, en virtud del acuerdo alcanzado el año pasado. Así lo hizo saber ayer el alcalde de Hernani, Luis Intxauspe, quien abogó por encontrar una solución “consensuada” tras la polémica desatada en los últimos días, controversia que el propio regidor no acaba de entender. “Sabemos que (los rumanos) se encuentran en una zona inundable, pero precisamente por ello existe un protocolo de actuación, el mismo que se aplica en otras zonas del municipio que suelen verse afectadas”, expresó.

Actualmente viven en el asentamiento unas 150 personas. El campamento se ubica en la ribera del Urumea desde hace años, pero fue la semana pasada cuando la Agencia Vasca del Agua (URA) solicitó que se “retiren de modo inmediato” las chabolas ante el “riesgo real” que suponen. La construcción que ha desatado la controversia está promovida por los dos ayuntamientos, dentro del programa foral de integración social del colectivo, que incluye cursos de “bioconstrucción” en los que los asistentes aprenden a construir sus propias chabolas.

El alcalde de Hernani reconoce que están en una zona inundable pero argumenta que existe un “protocolo de actuación”

En el Consistorio de Astigarraga no han sentado nada bien las declaraciones del director de URA, Iñigo Ansola, quien alerta del riesgo de la situación a partir de ahora en la zona, cuando comiencen “las lluvias y crecerán los caudales”. El Ayuntamiento remitió ayer un comunicado en el que anuncia su disposición a no hacer más declaraciones hasta que finalice el curso que se imparte a los rumanos. “Mostramos nuestra voluntad de no entrar en polémicas estériles con la agencia vasca URA, y todas las decisiones que se tomen en torno al curso de autoconstrucción se llevarán a cabo con el objetivo de fortalecer y mejorar el proyecto de intervención”, expresó el consistorio.

El Gobierno vasco, la Diputación de Gipuzkoa y los consistorios de Hernani y Astigarraga impulsaron hace año y medio el proyecto para la integración de las personas que viven en las inmediaciones del río.

Lo hacían tras un requerimiento del Ararteko a buscar una solución para los gitanos rumanos que residen en el territorio. El germen del actual modelo de intervención fue el trabajo de la Asociación Romi Bidean, que elaboró un detallado informe sobre el colectivo, documento que ha servido de hoja de ruta desde entonces. Durante los últimos años se han decretado en la zona varias alertas por lluvias, lo que ha obligado a sus inquilinos a rehacer sus viviendas en alguna ocasión, pero es ahora cuando ha surgido la polémica.