2014

–  Agost 2012. França repatria més de 200 gitanos romanesos que viuen en campaments 

– Desembre 2014. Entidades sociales denuncian la exclusión sanitaria de gitanos rumanos en Badalona.

Nueve de los 72 casos estudios por la Plataforma por una Atención Sanitaria Universal en Catalunya se han producido en los barrios de La Salut i St. Roc.

La Vanguardia, 3 de diciembre de 2014

-Novembre 2014. La Taula ha publicat l’Informe sobre el dret a l’accés al sistema públic de salut per part de les persones estrangeres immigrades a Catalunya.

La Taula del Tercer Sector Social, que agrupa prop de 4.000 entitats

socials, presenta un plec de mesures al Departament de Salut i al de Benestar Social i Família per evitar l’exclusió de milers de persones que viuen a Catalunya i que no poden accedir al Sistema de Salut. Les propostes s’inclouen a l’’Informe sobre el dret a l’accés al Sistema públic de Salut per part de les persones estrangeres immigrades a Catalunya’ que la Taula del Tercer Sector ha fet públic avui.La Taula del Tercer Sector fa públic aquest informe quan es compleixen 2 anys de l’entrada en vigor del ‘Real Decret Llei 16/2012 de mesures urgents per Garantir la sostenibilitat del Sistema Nacional de Salut i millorar la qualitat i seguretat de les seves prestacions’. Per a la Taula del Tercer Sector el dret a la salut és un dret humà fonamental, amb independència a la situació administrativa de la persona, que està reconegut en nombroses normes nacionals i internacionals.

L’informe denuncia que com a conseqüència de l’entrada en vigor del RD Llei 16/2012, de 20 d’abril del 2012, certs col•lectius queden sense cap tipus d’assistència sanitària a Catalunya i a Espanya. Ja que la salut s’ha d’entendre com un dret individual amb un clar component col•lectiu, públic i comunitari, l’aplicació del RD Llei és un retrocés en la protecció i garantia de drets fonamentals amb un impacte molt negatiu en la població per les conseqüències que pot tenir en la salut i benestar de les persones. L’informe sosté que aquest Reial Decret vulnera el principi d’equitat que fins ara guiava les polítiques de salut a Espanya, i que impedia la discriminació com una manera de prevenir les desigualtats socials en salut.

L’informe fet públic avui vol donar a conèixer de manera objectiva les conseqüències que suposa l’aplicació d’aquesta mesura entre els col•lectius en situació de vulnerabilitat i fer algunes propostes de millora a les administracions competents.

Els col·lectius més afectats per les mesures han estat principalment:

  • Persones immigrades estrangeres no comunitàries en situació administrativa irregular.
  • Persones en situació d’atur de llarga durada que puguin perdre la residència.
  • Joves en situació d’atur que no siguin beneficiaris dels seus pares.
  • Ascendents de nous nacionalitzats que han estat reagrupats i que ara no tenen possibilitats d’accés ja que per aconseguir l’autorització de residència han d’acreditar recursos suficients.
  • Persones que requereixen de tractament sanitari abans dels 3 mesos d’empadronament.

La instrucció del Departament de Salut per regular a Catalunya l’accés als Serveis Públics de Salut, volent apaivagar els efectes del Decret, ha permès crear el marc administratiu que permeti l’accés dels col•lectius exclosos pel Reial Decret, però en la pràctica continuen existint un seguit de normes que condicionen i limiten l’accés a milers d’homes i dones, adults i infants, que no tenen la seva situació administrativa regularitzada o que no disposen de domicili fix i, per tant, no poden empadronar-se, requisit imprescindible per a la tramitació de la Targeta Sanitària Individual.

La Taula del Tercer Sector denuncia que l’accés al sistema sanitari públic es veu limitat per a àmplies capes de població residents a Catalunya. És a dir, el Reial Decret per a tot l’Estat i la Instrucció per a Catalunya, en la pràctica han creat un conjunt de situacions en les que un nombre considerable de persones no poden accedir en condicions d’igualtat i equitat als serveis públics de salut.

L’informe inclou diverses propostes adreçades al CATSALUT per tal d’abordar i minimitzar aquest problema.

  • Eliminar el requisit del certificat de no ser assegurat i/o beneficiari de l’Institut Nacional de la Seguretat Social (INSS).
  • Substituir el requisit d’antiguitat en el padró municipal per qualsevol altre document, vàlid en dret, donant valor als informes emesos per les entitats del Tercer Sector Social.
  • Formar i facilitar la informació correcta sobre l’aplicació de la normativa del Reial Decret Llei i les instruccions de la Generalitat de Catalunya a tots els professionals sanitaris, sobretot aquells/es que hagin de fer atenció directe i recepcionar persones. En aquest sentit, és necessària una gran tasca d’unificació de criteris a tots els centres sanitaris.
  • Que les dones embarassades, els menors, les víctimes de tràfic de persones i els sol•licitants de protecció internacional siguin inclosos i atesos des d’un primer moment, i posteriorment, el CatSalut faci les gestions necessàries per conèixer si la persona es beneficiària o no.
  • Cessar la facturació i cobrament de les visites a Urgències de persones estrangeres en situació irregular sense Targeta Sanitària Individual (TSI).
  • Que els impresos d’alta com a persona assegurada al CatSalut, un cop complerts i signats, serveixin com a declaració jurada de disposar d’ingressos inferiors a la quantia corresponent a la renda bàsica per a la inclusió i protecció social d’acord amb la normativa reguladora.

La Taula del Tercer Sector recorda que és necessari poder garantir la cobertura universal sense cap tipus d’exclusió per a tota la població, independentment de la seva situació administrativa i amb totes les garanties necessàries en relació al reconeixement i exercici de dret que comporta.

– Setembre 2014. Pedir en la calle tiene un precio

El Mundo. 24/11/2014

50.000 rumanos de etnia gitana malviven en España de la mendicidad. El 90% de los rumanos que mendigan están controlados por las mafias. ‘Son condiciones de esclavitud, casi todos son extorsionados’, dice un experto. ‘No hay forma de controlarlos. No sabemos cuántos hay ni cuánto dinero mueve

Cristina paga a su jefe 45 euros al mes para poder pedir en la calle. Ya ni mendigar limosna le sale gratis. Cada mañana el destello del primer rayo de sol entra por la ventana del cartón de su casa. Entonces, deja su refugio en el campamento chabolista del Gallinero, a las afueras de Madriddonde residen 440 personas de origen rumano. La mayoría, niños y jóvenes en una situación de extrema pobreza.

Cristina, una joven de 19 años con mirada desconfiada, tras la que se esconden unos preciosos ojos verdes, la deja cada mañana a las ocho y media una furgoneta blanca en la puerta del Vips de la calle Goya. Mantas, cartones y un vaso del Starbucks con unos pocos céntimos para hacer ruido son sus herramientas de trabajo.

Como ella, 50.000 rumanos de etnia gitana malviven en España de la mendicidad. Un 90% de este negocio es controlado por las mafias. Prestan dinero a sus compatriotas y les reparten por las esquinas y semáforos de las grandes ciudades, cobrándoles después un interés altísimo de lo que ganan pidiendo.

Una de las personas que sabe de primera mano cómo funcionan estas mafias es Miguel Fonda, presidente de la Federación de Asociaciones de Emigrantes Rumanos en España (Fedrom). «En toda Europa hay redes de delincuencia organizadas desde Rumaníaque trafican con ciudadanos del Este, a los que tienen trabajando en condiciones de esclavitud. Casi todos los que están mendigando en las calles son extorsionados», asegura.

Cristina fue reclutada hace dos años en Tandarei, una localidad rural al sur de Rumanía. «Un hombre le dijo a mi padre que me iba a encontrar un buen trabajo en España. Le pagó 80 euros y me vine en bus junto con otros paisanos. Cuando llegué, me dieron a escoger la forma de mendigar: tirada en la calle o con muleta en los semáforos. He querido volver un par de veces a mi país, pero no me dejan porque dicen que les debo mucho dinero», comenta la joven.

Pasan las horas y el frío acecha. Los cigarrillos de tabaco de liar y el cruasán de crema que se toma Cristina para desayunar la ayudan a entrar en calor. Un hombre, con vaso de plástico en mano y con un forzado acento de la Europa del Este, se sienta a su lado. La chica lo intenta impedir. «¡No tienes permiso para pedir aquí! Éste es mi lugar de trabajo. Tienes que hablar con el jefe. Si no, puedes tener problemas», le increpa la joven.

A mediodía, un hombre rumano, vestido con americana, camisa blanca manchada y con la comisura de los labios amarillenta del puro de vainilla que se está fumando, se acerca acompañado de una mujer con vestido largo y pañuelo en la cabeza. Cristina se levanta sin mediar palabra y desaparece con ella, mientras el hombre se queda mirando fijamente al otro mendigo apostado en la puerta. «Oye amigo, aquí pedir dinero es un trabajo. Si quieres seguir, me tienes que pagar para que te proteja. Ésta es mi zona y si saben que trabajas para mí, nadie te hará daño», le dice en tono amenazante este hombre malhumorado. Es uno de los que dirige el cotarro de la mafia en Madrid. Una lacra para la población rumana.

Eso cree Noelia Martínez, concejal del PSOE y encargada del área de Migración y Cooperación al Desarrollo, que lleva muchos años luchando por la integración de los gitanos. «Estas bandas criminales son una realidad. Recogen a los mendigos en furgonetas en los sitios donde duermen y les reparten por diferentes zonas. Llevan sobre todo a menores, mujeres y discapacitados, que son los más vulnerables. Los rumanos que trabajan en otras profesiones están cansados de este tema. No quieren que se les identifique con los que están robando y pidiendo en las calles».

Alina y Catina llevan 15 años en Madrid. Llegaron en 1999, cuando apenas había gitanos rumanos. Alrededor de 100 familias formaron un campamento en el distrito de Fuencarral, que posteriormente fue desmantelado. Ahora duermen entre cartones y colchones rotos en el puente situado bajo la calle Bailén. A las siete de la mañana, aparecen, junto a decenas de indigentes, en la Plaza de Españamadrileña. Se lavan la cara en la fuente y sacan de una alcantarilla varios carteles de cartón que guardan escondidos. En media hora, un grupo formado por tres hombres y cinco mujeres se ha organizado en una esquina junto a la boca del metro. Uno de ellos es el hombre del puro de vainilla, visiblemente el líder del grupo. El periodista intenta plasmar la imagen del grupo con su cámara. Nervioso, el líder le increpa y le pide 20 euros para dejarse fotografiar. «Si no pagas, no hay foto, y si no te vas, vamos a ir a por ti».

Después de una hora, la pandilla se disuelve. Dos hombres se quedan en el semáforo de Plaza de España pidiendo dinero a cambio de limpiar cristales, mientras que las mujeres avanzan siguiendo al jefe de la banda por la Gran Vía.

El grupo llega a la Puerta del Sol. Allí les está esperando otro rumano. El jefe desaparece, dejando a las mujeres con este nuevo individuo. Dice llamarse Andrei, y deja claro desde el primer momento que él manda en esa zona y que mendigar allí no es gratis. «Aquí yo soy el que elijo quién puede trabajar», dice en un forzado español.

Si algún mendigo intruso intenta contradecirle, la respuesta es siempre la misma. «Me tienes que pagar 70 euros. Después yo te puedo dar una ayuda, por ejemplo, de 50 euros, pero en dos semanas debes devolverme 150. ¿Entiendes? Esto funciona así. Te puedo ayudar a ganar hasta mil euros al mes y encima te protejo para que no te pase nada».

Va pasando la mañana y el centro se llena de turistas a los que se dirigen los mendigos sin parar. Cada céntimo que recaudan lo guardan y siguen pidiendo. La Policía Municipal les observa pero ellos juegan al despiste, esquivándoles de una esquina a otra.

«No podemos hacer nada ante esta mafia. Sabemos que existe y conocemos a los jefes, pero no hay pruebas para demostrarlo y ellos siempre dicen que también están mendigando. Esto no hay quien lo pare. El mes pasado, una chica de las que está pidiendo se volvió para Rumanía y regresó la semana pasada con cuatro más», cuenta un agente, que confirma el incremento de estas mafias en la capital. «El problema es que no tenemos ninguna forma de controlarlos, no sabemos cuántos hay ni cuánto dinero mueven. El otro día, cogí a una de las chicas y en su mochila tenía una bolsa llena de monedas de un euro, más de 600 había», concluye el policía.

A las ocho y media de la tarde, todo el grupo de rumanos vuelve a reunirse en los jardines de Plaza de España. El jefe de los puros de vainilla se acerca mujer por mujer pidiéndoles todas las monedas que han recaudado. Pero parece que no es suficiente, y empieza a discutir a gritos con una de ellas, que acaba sacando de un bolsillo escondido de su chaqueta más calderilla para entregársela.

Al día siguiente, el destello del primer rayo de sol volverá a despertar a Cristina y retomará el dominio de su esquina. Andrei seguirá colocando a sus chicas rumanas por la Puerta del Sol bajo la mirada impasible de la Policía. Y el jefe malhumorado que fuma puros de vainilla seguirá dirigiendo el negocio de la mafia en la capital.