2009

– Juny 2009: Ataquen l’església de Belfast on es refugiaven els immigrants romanesos víctimes d’una agressió racista

La Policía sigue buscando a los responsables del ataque y descarta que sean grupos paramilitares protestantes

La iglesia protestante del sur de Belfast que sirvió recientemente de refugio a más de un centenar de rumanos fue atacada la pasada noche por individuos que rompieron a pedradas varias ventanas, informó hoy la Policía de Irlanda del Norte (PSNI). Los daños los descubrió esta mañana el pastor Malcolm Morgan, quien el pasado miércoles acogió en la ‘City Church’ de esta zona de la capital a 22 familias rumanas de etnia gitana que huían de agresiones racistas.

El religioso aseguró hoy a los medios locales que la iglesia “nunca había sido atacada antes de esta manera”, aunque precisó que aún es pronto para considerar esta acción como una represalia por la acogida de los 115 refugiados, entre los que se encontraba una niña de sólo cinco días de edad y 48 menores más.

“Si lo es, creo que es muy triste. La semana pasada sólo recibimos comentarios positivos, muchos correos electrónicos y gente de la zona nos agradecieron lo que hicimos, por eso lo de esta mañana es toda una sorpresa”, declaró Morgan a la agencia de noticias Press Association (PA).
Un centenar volverá a su país

Como consecuencia de esos ataques, la ministra de Desarrollo Social de Irlanda del Norte, Margaret Ritchie, comunicó esta mañana que un centenar de ciudadanos rumanos han decidido volver a su país por miedo a ser agredidos por los racistas. La titular del ramo confirmó que 25 de los 117 que se refugiaron la pasada semana en la iglesia ya han regresado a Rumanía, después de que el Gobierno autónomo pagase sus billetes de avión.

Otros 75, añadió Ritchie, lo harán en las próximas horas o días, mientras que tan sólo 17 han decido quedarse en la provincia, a pesar de los esfuerzos desarrollados por representantes comunitarios, políticos y agencias estatales para evitar su marcha.
Sospechosos

Por otra parte, un joven de 21 años comparecerá hoy ante un tribunal de Belfast acusado de intimidar a varios miembros de esta minoría étnica, informaron fuentes judiciales. Otros dos menores, de 15 y 16 años, permanecen en libertad vigilada en la capital norirlandesa mientras un tribunal juvenil tramita varios cargos presentados contra ellos por su supuesta participación en los ataques racistas.

Tras su huida el pasado miércoles a la iglesia protestante, las autoridades alojaron ese mismo día a los rumanos en un centro de recreo y, después, les han podido acomodar temporalmente en un barrio con casas ahora abandonadas próximo a la Queen’s Universiy.

El éxodo de las familias ha movilizado a toda la clase política norirlandesa, así como a representantes comunitarios y organizaciones humanitarias, que trabajan ahora para reforzar su seguridad y evitar, como han anunciado algunas, su vuelta a Rumanía.

La portavoz de la PSNI indicó que las fuerzas del orden también trabajan para identificar a los responsables de otro ataque racista perpetrado contra un domicilio de rumanos el pasado jueves en el este de Belfast, al tiempo que descartó la implicación de grupos paramilitares protestantes, cuyos líderes han condenado los incidentes.